Ir al contenido principal

Prácticas que el futuro de nuestro medio ambiente agradece

 Escrito por María Luz Cabrera. 

Practicante de Relaciones Internaciones de la Universidad Siglo 21.  

Como sociedad, nuestras vidas cada vez están más perjudicadas por la contaminación, el cambio climático, el calentamiento global, y todas las consecuencias que trae aparejada la destrucción del medio ambiente. El consumo de productos que fueron trabajados dentro de una economía circular favorece nuestra calidad de vida como también la de sociedades futuras, y genera un compromiso y concientización de la urgencia e importancia que tienen tratar estos temas.


Si bien la  economía circular nos hace alusión a que es un concepto incorporado hace poco, se ha tratado tiempos atrás. No tiene una fecha de inicio específica, sin embargo, fue a fines de los años 70 donde cobró impulso gracias a académicos, líderes de opinión y empresas que llevaron a la práctica estos sistemas económicos modernos y  procesos industriales. Ya durante la década de los años 1980, empezamos a hablar del concepto “verde” que derivó de una preocupación masiva por cuestiones medioambientales por parte de la población, y también a partidos políticos europeos, generando también una difusión dentro de los medios de comunicación con carácter comercial. 


Refiriéndonos un poco más de la actualidad, se ha destacado el trabajo en este tema en los objetivos del Acuerdo de París en relación sobre el cambio climático, que consiste en limitar el aumento de la temperatura global a 1,5 ºC por encima de la época preindustrial, siendo necesario cambiar la manera de producción. 


Por otra parte, los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas, o llamados ODS, que fueron establecidos el 25 de septiembre de 2015, destacaron que la economía circular tomó poder como una solución para mejorar las condiciones de los países. Entre las temáticas que abordaron, los líderes mundiales adoptaron un conjunto de objetivos globales para erradicar la pobreza, proteger el planeta y asegurar la prosperidad para todos como parte de una nueva agenda de desarrollo sostenible para ser cumplida en su totalidad dentro de los próximos 15 años. 


En este marco cabe destacar que la ONU declaró los años desde el 2021 a 2030 como el Decenio de las Naciones Unidas sobre la Restauración de los Ecosistemas, periodo diseñado para prevenir, detener y revertir la degradación de los ecosistemas en todo el mundo. Éste llamado a la acción mundial se lanzó el 4 de junio de 2021, en donde se deben centrar los esfuerzos en motivar a las personas y comunidades, para que se conviertan en agentes activos del desarrollo sostenible y de la protección del medio ambiente.

Para conmemorar este día, se elige un tema central "REIMAGINA, RECUPERA, RESTAURA".


Estos son momentos en la historia que han marcado la participación  de este concepto y modelo económico. Hoy en día cada vez son más las empresas, como también los organismos internacionales, países, ciudades, ONG´s, activistas sociales e individuos que se ven comprometidos a trabajar juntos para mejorar como se encuentra nuestro planeta Tierra, y así lograr que el futuro sea un mejor lugar para todos.


Pero, ¿Qué es realmente la economía circular?  


La economía circular es un concepto económico que se relaciona con la sustentabilidad, ya que reduce la entrada de materiales que no han sido tratados, como a su vez,  la producción de residuos. Podríamos resumirlo en “reciclar, reutilizar, y a su vez, reducir”.


Dentro de este modelo, existe una forma de clasificación, la cual hace referencia a las tonalidades del color verde. Partiendo desde las que son más claras, que no marcan un gran compromiso con el proceso de economía circular, o las de un tono intermediario, o  las de un color más intenso que permite identificar productos que fueron hechos a través del proceso correcto de industrialización circular. 

Para profundizar al respecto, podemos mencionar las siguientes características en las diferentes variantes anteriormente nombradas: 


  1. Verde Claro: Dentro de esta clasificación encontramos productos que tienen una cercanía con el medio ambiente que se considera básica y simplificada. El modelo destaca que cuando un producto no puede cumplir más con las necesidades del consumidor, se puede obtener una nueva vida para otro que sí va a poder satisfacer las demandas. Pero una vez que la vida de este producto llegue a su fin, por más que haya sido utilizado de distintas formas, y para diversos fines, vuelve al sitio donde en una economía circular no debería existir, que es a ser basura, o sea, a ser esos materiales que ya no cumplen una demanda y son considerados malignos para el medio ambiente. Podemos mencionar como ejemplo la compra de un consumidor de algún accesorio tal sea como una mochila, bolso, o cualquier otro producto que haya sido realizado con materiales reciclables, como puede ser plástico reciclado. Este accesorio va a ser utilizado por la persona, generando una reducción de contaminación, ya que para hacer su mochila/bolso/cartera no se ha producido nuevo plástico, sino que se ha reciclado. Pero va a llegar un momento en que por cuestiones de desuso, de pasado de moda u otras, lo deje de lado, y termine tirado en la basura. Por lo que vemos claramente que la economía circular no se cumple, ya que no contamos con los materiales biodegradables para no causar ningún tipo de daño en el ambiente.


  1. Verde Medio: En esta parte, encontramos productos que han sido elaborados y cuentan con materiales que son más eficientes. Dado el caso que no se pueda producir todo el producto con materiales amigables con el planeta tierra, lo que se va a tratar de alcanzar es  la mínima utilización posible de otros materiales e integrarlos a través de reutilización. En esta clasificación entran también aquellos productos finales que tienen componentes exclusivamente biodegradables, pero su producción, distribución o empacking generan contaminación. Puede darse el ejemplo de que compres algún producto como los famosos cepillos de dientes de bambú, que si bien estos no generan contaminación, no contamos con la certeza de que la industria que los fabrica cuente con todas las herramientas para estar dentro de la categoría de eco friendly.


  1. Verde oscuro: Dentro de esta última clasificación, podemos decir que los productos que pertenecen cumplen con todas las características que los dos anteriores le han faltado. Es totalmente sustentable, ya que se utilizan materiales biodegradables por lo que estos son elementos que van a poder volver al medioambiente sin causar daños al agotar su vida útil dentro del sistema. También hay que mencionar que la producción y todo lo que conlleva que el producto llegue al consumidor se ha realizado de forma que podríamos afirmar que cumple los requerimientos para una verdadera economía circular. 


A veces los costos que generan realmente producir dentro de una economía circular son altos, y no todas las empresas productoras cuentan con posibilidad de cambiar toda su estructura para ser consideradas amigables con el medio ambiente, ya sea porque lleva mucho costo, como también porque no han encontrado la manera de poder producir todo con los materiales requeridos. Más complicado resulta cuando se le suma que las herramientas que se utilizan para la producción no deben generar daño al medio ambiente.


Podemos concluir en que si bien la economía circular es un camino que a todos nos puede favorecer como seres humanos considerando que mejora nuestras vidas en el planeta donde vivimos, es un compromiso y un largo camino para recorrer. No solo hablando de productoras, sino que individualmente cada uno deberá plantearse nuevos hábitos, acostumbrarse a nuevas ideas de productos, y otro tipo de vida que esperemos que en un futuro se vea plasmada. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Comenzamos las practicas profesionales en la Fundación

  Desde nuestra Institución les damos la bienvenida a lxs estudiantes de la Universidad Siglo 21 a la Práctica Profesional de Relaciones Internacionales. Será un espacio en donde se combinen y apliquen contenidos de la carrera a una realidad concreta. Le agradecemos enormemente a la Magister Claudia Guevara, Directora de la carrera de Relaciones Internacionales-Ciencia Política y Sociología la oportunidad de formar parte de la Universidad como unidad formadora. También a los alumnos que nos eligieron: Thomas Horn y María Luz Cabrera. El objetivo es maximizar el aprendizaje de las y los alumnxs y potenciar sus competencias y habilidades al poner en práctica sus conocimientos en la vida laboral. Les permitirá el desarrollo de acciones e intervenciones innovadoras, inclusivas y sostenibles que promuevan el emprendedurismo, la internacionalización y que generen impacto resolviendo problemáticas locales con una visión global e interdisciplinaria.

Participación del #FITSdigital2021

          Festival de Innovación y Tecnología Social           #Fistdigital2021 En representación de la Fundación Vicentina,  voluntarixs de la Universidad Siglo 21 de la Lic. en Relaciones Internacionales, hemos participado del Festival de Innovación y Tecnología Social #Fistdigital2021 los días miércoles 16 y jueves 17 de junio. Trabajamos sobre diferentes temáticas en variadas actividades.  Este festival consistió en un encuentro virtual donde referentes y especialistas de América Latina nos compartieron  sus conocimientos sobre las nuevas tecnologías y temáticas innovadoras. El objetivo del encuentro consistió en fortalecer, experimentar y dar a conocer nuevas herramientas consideradas novedosas para trabajar, recaudar fondos, comunicar, generar soluciones sencillas optimizando tiempo y recursos. Es una manera de re-imaginar el sector dentro de la región donde se hace hincapié en que la tecnología esté incorporada en el mundo del trabajo.